Contenido

Relato de Andres Garcia

Mi primera bajada en Telemark de la temporada La bruma matinal cubría todo el valle del Oja y lo que parecía que iba a ser un mal día en Valdezcaray se tornó, a medida que subía hacia la estación, en unas vistas fabulosas de un increíble mar de nubes, que parecía mantenerse bajo la luz suave del amanecer.

La gran nevada que cayó la primera semana, todavía hacía eco al mirar los márgenes de la carretera llenos de nieve. Valdezcaray bajo el pico San Lorenzo, destacaba sobre los demás montes y la inversión térmica que irrumpía en la atmosfera del valle, hizo que todos los esquiadores pudieran disfrutar de un día soleado y sin viento.

Tenía unas ganas inmensas de esquiar. El día no podía ser mejor, así que una vez puestas las botas y de saludar a todos los compañeros de la Escuela de Esquí y Snowboard de Valdezcaray EDIV, me dispuse a realizar mi primer descenso en alpino desde Colocobia.

Fui de los primeros en disfrutar las pistas. Era temprano y todavía no había gente. La nieve estaba algo durilla y hacía que las pistas fuesen rápidas, algo que me encanta. Poder sentir la velocidad mientras vas conduciendo los equis, es algo que no se puede contar con palabras.

Pero esta bajada solo fue un calentamiento previo para hacer Telemark, algo que considero como una necesidad desde hace un año, y es que tan solo llevo un invierno practicando este estilo que me vuelve loco y del que ya soy un gran fan. Mis ganas por hacer la primera bajada de esta temporada eran incontrolables, pero me tuve que aguantar y dar primero dos horas de clase. Cuando finalicé las dos horas, no tarde ni un minuto en cambiarme de botas y sacar los esquís. Se me podía ver en los ojos mi impaciencia por bajar en Telemark, y después de esperar, lo que me pareció una eternidad, baje del telesilla para disfrutar de lo que fueron tres bajadas seguidas por una nieve algo más blanda, que me hicieron sacar toda la adrenalina y disfrutar como un niño, al final mis piernas temblorosas no podían más.

Quizá sea su complejidad, su mayor desafió, o el hecho de tener que arrodillarme sobre los esquís lo que me vuelve loco por esta modalidad, pero de lo que estoy seguro es de que habrá muchas bajadas más.

Profesor de Esqui Valdezcaray Andres Garcia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Ver política